jueves, 17 de abril de 2014

Siempre tú

De esos días donde todo vuelve, 
donde pareciera que el tiempo pasado se comprime en un solo segundo, 
donde todo lo que había por sentir hizo presencia en su ausencia.

Ya no sabría qué decir, la inspiración pasó a segundo plano. 

Rebotan en mi mente mil y un pensamientos, 
Se cuelgan en mis pestañas y me pesan en los ojos.
Le dan luz verde a mi taquicardia, a mi miedo.

Qué curioso es ese temor de perder lo que nunca se tuvo,
Ojalá y existiera un suiche para los sentimientos, me apagaría el día entero.
Pienso que me gasto las energías ensimismándome, pensándote.

Quizás lo que confunde más es el no saber, 
El estar perdido en los 'puede ser',
El pasar la noche mirando al techo e imaginando futuros ideales,
El mirar hacia atrás, el presente y preocuparme aún más por el adelante.

He llegado a la conclusión de que eres eterna,
Tienes esa particularidad que me nubla, me desatina.
Por más distancia, tiempo o presente que exista, tu encuentras la manera para existir sobre ello.

Tus ojos, tus labios,
Tu espalda, tu piel,
Tus piernas, tu cuello,
Tu recuerdo, mi ilusión.

Quizás no haya peor agonía que esa de poder ver a alguien pero no tenerla,
Poder escucharla, pensarla, leerla,
Poder quizás hasta rozarla en algún descuido,
Pero no sostenerla.

Y aunque te cruces en mi camino,
Aunque te bese,
Aunque te sienta,
Aunque te toque y te escuche latir de cerca,
Siempre queda ese soplo que le da inicio a mi taquicardia
Siempre salta tu recuerdo aunque te haya visto hace 5 minutos,
Siempre te encuentro y de nuevo me pierdo,
Siempre tú.

domingo, 14 de julio de 2013

Tu razón para sonreír.

Y es que llega un punto donde no sabes qué ocurrirá. Donde tu película da un giro pero no sabes hacia qué lado, te encuentras desorientado y confundido. 

Llega un punto donde miras a tu alrededor y comienzas a preguntarte si será posible tener lo que pintan las acuarelas en la perfección. Si será posible tener lo que se lee en los guiones de aquellas obras. 

Llega un punto donde la duda se junta con la soledad y te pierdes buscándote. Todo gira tan rápido y solo sientes que quieres despertar, que de alguna forma todo es un sueño del cual puedes salir y todo estará normal. Que todo será como era cuando las sonrisas desbordaban y los besos se escabullían por las terrazas en las noches de balcones. 

Llega un punto donde pensar pesa tanto que no te deja salir de la cama, donde soñar a veces duele tanto que no puedes dormir. Donde el insomnio es una sala de espera hacia el recuerdo, hacia los momentos que buscas revivir. Donde lo que buscas pica y se extiende hasta el horizonte. Donde los sentimientos pierden su sabor y pierden su color.

Llega un punto donde se desprende de ti aquello que considerabas ya una extremidad más. Pero el truco está en pensar que de alguna forma todo se arreglará. Que todo volverá a estar bien. Que todo puede girar a donde sea y no importará porque cualquiera de los lados es un buen camino. Que todo puede seguir, que tú puedes seguir, porque al final de esa vía está el Otoño de tu Invierno. Está eso que siempre quisiste, tu extremidad perdida, quizás no la misma, pero la que necesitas. 

Tu razón para sonreír.

viernes, 14 de junio de 2013

Minuto a minuto

Increíble como el tiempo pasa; y con él, las emociones, distintos momentos e inspiraciones. 

El tiempo se regocija en relatividad cuando nos despistamos, pestañeamos y nos atrasamos. Soñamos y nos eternizamos. 

El tiempo es un arma de doble filo; cura heridas es cierto, pero también puede que las oculte solo para ser descubiertas y revividas meses después. 

El corazón no conoce de segundos, no conoce de cronologías. Sólo se nada en un lenguaje, un amplio minutero que late en algarabías. 

Pasamos la vida pensando que lo único que importa es tener alguien a nuestro lado, alguien con quien compartir, alguien a quien besar. Cuando en realidad lo que deberíamos aprovechar es el presente que poco a poco derrochamos buscando un ente en nuestra mente. 

Curioso el tiempo, curiosa su manera de actuar. En un momento nos perdemos y en otro dejamos de pensar. 

Curioso el corazón, curiosa su manera de latir. En un instante nos enamoramos y en otro vemos a esa persona partir. 

Increíble como el tiempo pasa; y con él, las emociones, distintos momentos e inspiraciones. Increíble como todo cambia, como todo se arma, desarma y deshace. 

Increíble como a pesar de todo te pienso, enalteciendo la irrelevancia del tiempo en el presente momento. 

Pues el querer no se limita a una hora, el querer no se comprime en un reloj, el querer no se confina a un absoluto, el querer es terco y se desprende del minuto a minuto.

viernes, 29 de marzo de 2013

Intriga

Sin aviso, es cierto... Pero certera es la puntería de la intriga.

Caen sobre mi las mil y un preguntas,
Todas ansiosas de atesorada respuesta,
Aunque todas con un mismo epicentro,
Un mismo entorno, tú.

De alguna forma pensar en ajenidades cercanas a tu piel me erizan,
Lo pienso y un curioso oleaje de temor arrasa con mi cuerpo,
Una playa de pensamientos se revuelca en mis ojos,
Toma posada en mi un sentimiento extraño.

Una unión de temor con celos y un poco de ácido, para ser agregado a la mezcla en mi cabeza.
Ciertas preguntas llegan a mi, ciertas interrogantes llegan sin notificación y bajo invitación enemiga...

Sin aviso, es cierto... Pero certera es la puntería de mi intriga.

domingo, 24 de marzo de 2013

El querer es un sentimiento bastante terco.

El querer es un sentimiento bastante terco,
Se revuelca en la necesidad de la necedad,
Le cierras la puerta y entra por la ventana,
Se regocija en la solitud de la soledad.

No hay momento donde se haga más presente ese sentimiento que cuando nos encontramos a solas, hundidos en pensamientos, resentimientos quizás.

Demando al tiempo por no cumplir su trabajo medicinal,
Por hacerse indiferente ante el presente,
Por explotar algarabía dentro de la tranquila utopía.

En ciertos casos las manijas del reloj se hacen ciegas ante la situación,
Permiten desamores y su prolongado olvido.

El querer no conoce de puntualidades, porque se desentiende de ellas,
Y por ende desciende en días donde no se le pedía.
Llega sin avisar, sin pedir permiso ni presentar informes,
Llega sin importar lo que pienses, lo que sientas, solo queda que te conformes.

Mezclar sentimientos con planes es la peor de las decisiones,
Puesto que son fluctuantes y siempre cambiantes,
Amar y vivir son cosas que van de la mano y a la vez se deben mantener separadas,
Saber amar, pero no depender del amado para vivir.

Exijo explicaciones del destino,
Exijo su hoja con los cálculos expuestos,
Exijo sus declaraciones,
Exijo sus razones para mis encuentros y despedidas.

Tanto cruza por mi mente que ya la sinapsis me electrocuta,
El deseo de buscarle lógica al mundo se ha convertido en mi necesidad de necedad,
Le cierro la puerta y entra por la ventana,
Trato de hacerme pensar que en el querer no existen razones, ni mapas en los corazones.

Pero luego recaigo y nuevamente pienso; El querer es un sentimiento bastante terco.

domingo, 3 de marzo de 2013

Aunque no te vea.

Y sin previo aviso se acaba el día,
Las nubes cubren el cielo,
La noche hace acto magistral de presencia,
La brisa se torna tranquila.

El corazón se mezcla y baila al ritmo de la innecesaria adrenalina liberada por un simple pensamiento.
Un transcurso de ideas que se basan en una idealización de un futuro, más imaginación que idealización en realidad.

Sin previo aviso salta a la mente esa quimera reprimida durante todo el día,
Esa simple acción que puede destruirme en un solo segundo,
Ese filme que se plasma en la parte trasera de mi pupila,
Aquel recuerdo, aquel pensamiento de un "tú".

Pensarte, darme cuenta que quizás no aparezcas,
Ni siquiera personalizada por otra persona,
Solo tú llenas ese guión,
Ese respectivo lugar.

He llegado a odiar el refrán "Hay otros peces en el mar",
¿A quién le importan los peces?
¿A quién le interesa el mar?
¿A quién le atrae todo aquello cuando contigo yo podía volar?

El hecho de pintarte en otro canvas,
En otra ciudad,
En otros brazos,
En otra situación.

El hecho de desdibujarte de mi presente,
De mi mente,
De mis lados y de mi utopía.

El simple hecho de cruzarme contigo en idas y venidas de psicologías.
El simple hecho de atascarme en vida, en disposiciones infructuosas de nuevas vías.

El hecho de tenerte en mente y no en frente.

Hecho que recae y parte por la mitad mi carente ambiente.

Cae la noche y una vez más saltas,
No sé si olvidarte. Aunque si quisiera no cabría en mí la mínima idea de cómo.

Salta la oscuridad de la noche, gran eternidad que es una ausencia de luz.
Apareces y revuelves mi cableado, ya no sé qué sentir, no sé si debería existir tal confusión o si es solo una obsesión sin función causada por mi creada presión.

Lo que entiendo es que nada asimilo,
Te tropiezas en mi y me desvivo,
Eres musa aunque no estés,
Eres inspiración aunque no me creas, aunque no me sientas, aunque no te vea.

sábado, 2 de marzo de 2013

Imaginarme a tu lado.

A veces divagamos más de lo debido,
Caemos en espirales,
Nos desatamos en quizaces,
Nos hundimos en reminiscencias.

Logramos perdernos en un eterno soliloquio sentimental,
Solemos perdernos en dudas,
En posibles futuros.
En el presente.
En pasados.

Enamorarse no depende del momento,
Depende el sentimiento y de las ganas que se tengan de querer.

Enamorarse es impredecible,
Y tan destructivo como placentero.

Curioso como una simple sinapsis entre varias neuronas nos pueden hacer cambiar un estado de humor al recordar una situación.
Siento que no existe algo más poderoso que la mente y su habilidad de poder pensar lo que se quiera.

Te encuentro en mis pensamientos y me diluyo en ti.
La mitad de mi corazón tiene una excelente imaginación,
La mitad de mi corazón te tiene a ti.
Que sea la misma mitad, no es pura coincidencia.

El tiempo es tan relativo que pueden pasar meses,
Pueden transcurrir los minutos que sean,
Pueden tropezarme las horas que se antojen,
Pero basta una sonrisa para lanzarme a lo vivido, flotar en memorias, inmiscuirme en situaciones, imaginarme a tu lado.